Menu
Inicio

Presentación
Cuestionario
¿Que es Matonaje?
¿A Quién Afecta?
¿Por Que No Se Defiende?
Daño Causado
¿Quienes son Victimas?
Mitos de Matonaje
¿Como es un Maton?
Ejemplos de Matonaje
¿Por que actua así un Maton?
El Vecino Maton
Matonaje en Casa
Matonaje en el Colegio
Bullycidios
Tipos de Matonaje
¿Que Hacer?
Instituciones
TELEFONOS DE EMERGENCIA
Org. Cuestionadas
Estadísticas
Legislación
Páginas Hermanas
Glosario

 

 

 

 

MATONAJE EN CASA / VIOLENCIA DOMESTICA / VIOLENCIA INTRAFAMILIAR

La Violencia Doméstica es un concepto amplio que abarca todas las formas de violencia en el hogar.
La violencia en el hogar es algo bastante común. Es raro encontrar un hogar donde ocasionalmente no ocurran discusiones, incluso de grueso calibre, por esto, hay personas que consideran que es algo “normal” dentro de la convivencia familiar. Sin embargo, en una familia donde hay empatía con la sensibilidad de los demás, estas “peleas” confrontadas con el daño emocional que causan, en los participantes, y en los demás integrantes del hogar, tienden a evolucionar hacia conductas menos violentas.
Los casos donde estas “peleas normales” degeneran en una violencia creciente, reflejan que quién domina los actos de violencia o los crea, antepone sus intereses personales a la sensibilidad de los demás.
El termino “Violencia doméstica” sugiere la idea de que el origen de la violencia no tiene un responsable específico, sino que nace casi por creación espontánea o con responsabilidad compartida. El hecho es que la violencia nace por la incapacidad de una persona de resolver sus conflictos por una vía no violenta, el que actúa contra otras personas que están en una posición de vulnerabilidad. Es una persona, hombre o mujer, quién utiliza la violencia para dominar y someter a otro, repitiendo su conducta hasta lograr su objetivo. Esta es la característica que define a un MATON o MATONA y por esto al referirnos a la violencia doméstica preferimos llamarla MATONAJE EN CASA O MATONAJE EN EL HOGAR.

Definición:
Cuando hablamos de MATONAJE EN CASA nos referimos a la violencia repetitiva de un integrante del hogar contra otro u otros. Usualmente este término se utiliza para describir la violencia que ocurre entre parejas heterosexuales u homosexuales, pero también abarca la violencia contra hijos, contra padres, contra hermanos, contra ancianos, contra pololos, contra novios y contra cualquier persona que comparte o compartió un mismo techo con un MATON y que presenta algún grado de dependencia, económica, física, psicológica o emocional, del MATON.

Un MATON en casa tiene las mismas características de un MATON en cualquier otra área de acción. Para conocer estas características refiérase a las otras secciones de esta página Web.

En el caso del MATONAJE EN CASA debe destacarse en esa definición cuatro aspectos que le son específicos y son particularmente dramáticos:

1) la víctima en el hogar generalmente tiene dependencia económica del MATON a diferencia de los otros tipos de MATONAJE, por lo tanto no es autónomo.
2) la víctima convive con el MATON dentro del hogar que le da cobijo. La víctima no puede alejarse del MATON sin dejar el hogar, y generalmente no tiene adonde ir.
3) La dependencia emocional y psicológica del MATON hace que el daño sufrido por la víctima sea mayor y más perdurable en el tiempo que cualquier otro tipo de MATONAJE; y
4) Cuando el MATONAJE lo realiza o lo lidera el referente moral o el referente paterno/materno de los hijos, estos no solo serán víctimas sino que además tienen altas probabilidades de transformarse también en un MATON, en la casa, en el colegio, o en cualquier lugar.

Para ver una definición de MATON y MATONAJE ver la sección QUE ES MATONAJE.

 

TIPOS DE MATONAJE EN CASA
Dentro de una casa se pueden dar innumerables formas de MATONAJE dependiendo de quienes participan. Sin ser una lista exhaustiva, podemos mencionar: marido contra esposa, esposa contra marido, padre contra hijo, padre contra hija, hijo contra padre, esposa contra abuela, hijo natural contra adoptivo, etc. Siempre es de alguien con más poder contra alguien más vulnerable (ver, Vulnerabilidades de las Víctimas en: ¿QUIÉNES SON OBJETO DE MATONAJE?).

EL MATONAJE CONTRA LA PAREJA
Esto incluye al MATONAJE contra parejas que no conviven bajo un mismo techo y que deben clasificarse en una categoría distinta al MATONAJE en Casa ya que no tienen las mismas vulnerabilidades.
En este tipo de casos, que presentan situaciones diferentes de las que se dan por ejemplo con los hijos, los ancianos y otros, se ha definido la existencia de un ciclo en las manifestaciones de MATONAJE, formado por 6 fases: (El sitio web fuente de esta información ya no posee el archivo)

1) Fase de Crecimiento: las tensiones se incrementan y la parte dominante no muestra habilidades para resolver el conflicto. Como las tensiones no se liberan la parte dominante pasa a la segunda fase.
2) Fase de Desborde: la parte dominante usa la fuerza y la violencia para asustar a la pareja. La víctima reconoce esto como preludio de una explosión violenta.
3) Fase de Explosión: en este período el (la) dominante se siente justificado(a) y con todo derecho. Estas concesiones pueden ser exacerbadas por el temor de la víctima y su consecuente incapacidad para aplacar a su pareja.
4) Fase de Remordimiento: la parte dominante puede sentirse avergonzada, pero minimiza su brutalidad proyectando su culpa sobre la víctima “me obligó”. La víctima conspira con esta falsedad, para no reconocer su situación, porque está envuelta en un círculo culposo o para evitar más daño.
5) Fase de Readquisición o Persecución: la parte dominante se preocupa de las consecuencias de su acción. La victima que se ha ido o piensa irse, es perseguida por la parte dominante, implacablemente, tratando de lograr su regreso a la zona de control. Utilizando tácticas que incluyen súplicas y amenazas como “me mataré” o “los mataré” si no vuelve al hogar, finalmente logra su objetivo, ya sea por temor o lástima.
6) Fase de Luna de Miel: incluye un período de gran intimidad y emotividad. Las complejas interdependencias de una pareja son las que hacen que sea muy difícil que la víctima se vaya a pesar de la violencia que enfrenta.

Según algunos autores después de la Fase de Luna de Miel el ciclo se repite pero cada vez con más virulencia, y la víctima se encuentra cada vez más atrapada y aislada. Según otros autores el ciclo continuaría con otras fases:

7) Fase de Escalada de Tensión: donde es despojado(a) sistemáticamente de todos los recursos que le permitirían abandonarlo(a): el respeto de sí mismo(a), el orgullo, la carrera, el dinero, sus amigos y la familia.
8) Fase Violenta: donde vuelven a ocurrir las agresiones y malos tratos.

Estos modelos, que han sido criticados por ser simplistas, además cometen el error, a nuestro entender, de considerar que la violencia se inicia a partir de un conflicto real, a pesar que se ha descrito el MATONAJE como un proceso que no requiere de conflictos reales y cuyo fin es el dominio y sometimiento del otro. El único conflicto es interno y lo posee el MATON.


MACHISMO Y FEMINISMO.
La pretensión de algunos analistas de buscar “complots” de la “internacional machista” como origen de este y otros males, los lleva por caminos que no solucionan el problema. Este mismo error lo cometen quienes estereotipan a las feministas y el “feminismo internacional” como origen del MATONAJE femenino. Hay muchos machistas y feministas que adaptan sus conductas para vivir en pareja compartiendo los deberes y los derechos, algunos siendo más empáticos que otros, y no caen en manipulaciones y agresiones. El MATONAJE nace del deseo de dominar y someter a otro, es un acto de egoísmo, es una conducta y es una elección. Distinto es reconocer que muchos MATONES y MATONAS usan el machismo y el feminismo para justificar su MATONAJE, unos por misoginia y otras por misandria, pero esto ha ido cambiando y seguirá cambiando en la medida que se reconozca la manipulación y sometimiento como actos de agresión. El ambiente o entorno puede ser un elemento facilitador, pero no todos los que viven el mismo ambiente se transforman en MATONES o MATONAS, no todos los alcohólicos/drogadictos son MATONES o MATONAS, tampoco todos los machistas/feministas.
El análisis sociocultural del machismo/feminismo y el propender a la integración de nuevas conductas relacionales, puede ayudar a una relación más armoniosa entre hombres y mujeres, pero solo si pueden controlar su egoísmo. Es aquí donde el MATON o MATONA tiene un impedimento, que es individual y con raíces psicológicas profundas.


CUANDO EL HOMBRE ES LA VICTIMA
La principal razón de por qué el tema del MATONAJE en Casa ha tomado la fuerza que tiene actualmente, es el impacto que ha causado en la sociedad. La crudeza de los casos descritos por las víctimas, que han tenido el valor de enfrentar no sólo su realidad, sino que además los prejuicios de la sociedad, han movido conciencias y han ido cambiando estructuras. El impacto mediático causado por el creciente número de víctimas fatales no deja a nadie indiferente. Pero el MATONAJE en Casa no es algo nuevo, siempre ha ocurrido, sólo que ahora la sociedad es sensible a considerarlo inmoral, ilícito o indeseable, y con la generación de leyes, ilegal. Antes no había estadísticas de los casos, aunque existía, y el valor de las víctimas en denunciar, lo que está siendo respaldado por la sociedad, ha movido las estadísticas a reflejar una realidad. Pero la realidad aún es incompleta, y aún hay grupos que no aparecen reflejados en las estadísticas, por no atreverse a denunciar, Y el Estado que actúa más por reacción ante la presión de grupos de influencia que por una política de justicia social no coopera en descubrir la realidad. Estos grupos son la Tercera Edad y los Hombres¹.

La preocupación por la defensa de los derechos de los Adultos Mayores está recién comenzando a ocuparse de sus derechos dentro del hogar, gracias a la acción de las Instituciones y otros especialistas, pero falta mucho por hacer.


En cambio los hombres se encuentran fuera de toda defensa, por las siguientes razones:

- No hay una Institución que se ocupe de sus vulnerabilidades particulares, que promueva la denuncia, les permita desahogarse, los oriente o ayude.

- Temor a los prejuicios y las burlas, y ser ignorados por los encargados de tomar las denuncias (Carabineros, Asistentes Sociales, etc.).

- Temor a la vergüenza por no cumplir el rol que la sociedad (conservadora, patriarcal, machista) les asigna como “Hombres”.

- Las mujeres MATONAS tienden a expresar su violencia por medios psicológicos y emocionales, en vez de físicos, lo que dificulta la presentación de evidencias. También tienden a manipular a otros para que ejerzan la violencia. Cuando se trata de un hombre MATON la sociedad promueve que el hombre se defienda a combos.

- La escasa difusión de las normativas que protegen sus derechos. La difusión es casi exclusivamente dirigida a niños y mujeres, y así creen que la ley sólo protege a esos grupos. Las facultades extraordinarias entregadas al SERNAM no ayudan a corregir esta percepción.

-----------------------------------------------------------------------------------------------

¹(En Gran Bretaña el número de denuncias anónimas de hombres expuestos a MATONAJE laboral (Workplace Bullying Advice Line: http://www.bullyonline.org/workbully/worbal.htm ) representa un total de 25% quedando en la oscuridad un porcentaje de hombres que no están dispuestos a reconocer que son MATONEADOS). Bastante más que el 10% establecido por las estadísticas chilenas.